Kepa había explicó que no tenía lesión alguna y por eso no pretendía salir (Reuters)
Kepa había explicó que no tenía lesión alguna y por eso no pretendía salir (Reuters)

Este lunes, un día después del inusual episodio que protagonizaron Kepa Arrizabalaga Maurizio Sarri, arquero y entrenador del Chelsea respectivamente, en la final de la Carabao Cup (Copa de la Liga) ante el Manchester City, el club londinense anunció el castigo para el futbolista.

El joven portero español se negó a ser reemplazado durante el partido y frenó el cambio cuando el cuarto árbitro ya había dado la indicación con el cartel electrónico y su compañero, Wilfredo Caballero, se encontraba junto a la línea de cal, listo para ingresar al terreno de juego.

Su decisión enfureció al entrenador italiano quien se vio desbordado por la situación y la rebelión de uno de sus dirigidos, que desobedeció su orden frente a millones de personas que estaban siguiendo por televisión el partido que se disputó en Wembley.

El escándalo entre Sarri y Kepa en la final de la Carabao Cup

A pesar de que Kepa y Sarri minimizaron lo ocurrido y calificaron el episodio como un simple «malentendido», el club decidió sancionar al futbolista que llegó esta temporada proveniente del Athletic de Bilbao.

Mediante un comunicado, el club anunció que Kepa deberá pagar poco más de 225 mil dólares, dinero que será donado a la Fundación del Chelsea.

Kepa habló con el sitio oficial del club este lunes: «He pensado mucho más sobre los eventos de ayer. Aunque hubo un malentendido, al reflexionar, cometí un gran error con la forma en que manejé la situación. Quería tomarme el tiempo de hoy para disculparme completamente y en persona con el entrenador, con Willy (Caballero), con mis compañeros de equipo y con el club. He hecho esto y ahora quiero ofrecer las mismas disculpas a los fans.  Aprenderé de este episodio y aceptaré cualquier sanción del club por lo ocurrido en en el equipo, ellos decidirán que es apropiado».

#DMediaPunta